Índice del artículo

 En Aguadulce no pasaba igual que en El Parador, su censo era más significativo. Había unas cuantas docenas de casas, pasando sus vecinos de dos centenares. Las viviendas estaban a cada lado de la carretera que era su principal arteria; pero además existían algunas otras calles perpendiculares a dicha arteria, y que casi todas eran en dirección a la montaña. Había algunas viviendas de importancia, si la comparamos con las de aquellos tiempos. Éstas entonces señoriales casas a orilla de la carretera, un rudimentario surtidor de gasolina, un almacén de ultramarinos y una capilla, eran lo más característico de este barrio.
Durante el primer tercio del siglo XX se van incorporando los medios modernos, que provocan un cambio de los estilos de vida de la población, como son la construcción de la carretera, medios de comunicación: teléfono, telégrafo y transporte, instalación de la primera línea de autobuses, y se contrata el primer alumbrado público por electricidad en 1936 gracias a que una sociedad obrera <<Desde la Buena Unión>>, que en este año pide el cambio de las luces de las calles. Aguadulce era bastante más barrio que El Parador, y aunque escaseaban los servicios, no obstante tenía dos escuelas, celebraban sus fiestas patronales en honor de la Virgen del Carmen y en resumen era una población con más raigambre. Pero ¿Porqué Aguadulce y no otro nombre?, por las investigaciones realizadas y a través de diversos libros parece ser que cuentan los más viejos del lugar que el nombre viene de que entre los peñascales que se inclinaban a la playa brotaban surtidores de agua cristalina, delgada y dulce procedentes de escorrentías de la Sierra de Gador; y aún en la misma arena, e incluso dentro del mar, el agua dulce se alzaba a borbotones entre las ondas saladas lo que hacía que el agua de la orilla tuviese relativo buen sabor. No hace falta imaginarse la penosa labor de tener que cargar con los cántaros pendiente arriba y serpenteando por la vereda hasta llegar a sus domicilios.

agua antigua     

En los veranos la población aumentaba ligeramente debido al incipiente turismo que iniciaba su andadura en aquellos tiempos. No tenemos que olvidar , que fue por Aguadulce por donde empieza el turismo en Roquetas, al ser descubierto por los foráneos sus playas, su clima y su situación privilegiada. No hay que olvidar que en 1964 Aguadulce fue declarado primer Centro de Interés Turístico Nacional de España. Los pocos veraneantes que llegaban a este barrio, no se hospedaban en lujosos chales ni espléndidas mansiones a la orilla de la playa, sino en unas modestas casas que alquilaban o compraban en el centro del barrio, haciendo en la orilla del mar una caseta o choza de palas y de cañas para disfrutar de los baños de sol y de mar, y que una vez que terminaban las vacaciones eran desarmadas hasta otro año. Y así, de ser un pueblecito que en 1.950 tenía 27 casas y 300 habitantes a convertirse en sede de una población estable que supera las 15000 personas y que  durante los meses de verano la cifra se multiplicada  por tres lo que nos hace una cifra de  45000 personas. Sin duda alguna Aguadulce tiene una historia corta pero muy intensa como han podido ver y como se esta viendo en estos últimos años. Las construcciones de torres, apartamentos, duplex, el nuevo palacio de exposiciones son un hecho que están haciendo que Aguadulce crezca muy rápidamente. Sin embargo su generoso clima, su mar, sus playas, su ambiente y su gente lo hacen en un lugar único.