Índice del artículo

Roquetas de Mar y Aguadulce han sido asentamientos por tanto  de culturas neolítica, almeriense, y argárica. Su litoral fue visitado por fenicios, griegos y romanos. Estos últimos nos legaron la zona "Turaniana", poblado del primer siglo de nuestra era, en el paraje de Los Bajos (Roquetas). También se incluye como zona el Campillo del Moro (Aguadulce), zona importante por ser apta para el cultivo que utilizaron sus pobladores.

En la época medieval, sobre todo a partir del siglo XIII, serían tierras con un tradicional cultivo de secano: palmeras, higueras y cereales, fundamentalmente cebada. Comprendía también el tramo de las Hortichuelas Bajas (El Parador) donde aprovechaba el agua de algunos pozos para el riego. Después con la llegada de los hispanomusulmanes la costa se llena de torres y fuertes para la vigilancia de la misma.

Sobre el siglo XIV Yusuf I, tras el acoso de la piratería se vio obligado a fortificar las fronteras marítimas en las que se incluye la Torre de Roquetas, lo que será el castillo de Santa Ana, porque en su capilla se veneraba la imagen de la virgen, patrona de la barriada del Puerto. Actualmente la Torre del Esparto o de los Bajos, la Torre de Cerrillos y la del Castillo de Santa Ana o de las Roquetas se consideran como monumentos andalusíes. Así, la Torre del Castillico, entre la Mojonera y Roquetas, es un testimonio del sistema defensivo medieval, junto con la torre originaria del actual puerto, que formaba parte del Castillo de Santa Ana, destruido por un terremoto en el siglo pasado.

santa ana

Por tanto la invasión de los árabes, dejo una amplia cultura y construcciones en nuestra provincia la cual término cuando el 26 de Diciembre de 1489 con la Reconquista paso a los Reyes Católicos. En esta fecha se repartieron las tierras entre los primeros 500 conquistadores, capitanes, escuderos y justicias mayores. Fue hecha repartición de pueblos como Félix, Enix, Vicar, Nijar, El Alquián... y por tanto de Aguadulce y de sus alrededores.

 
 AGUADULCE

La barriada de Aguadulce, juntamente con Las Hortichuelas y Campillo del Moro, no pertenecían en un principio al término municipal de Roquetas, sino que fueron agregadas en este siglo. La motivación fue que el Ayuntamiento de Enix, al cual pertenecían estos lugares, propuso cederlos a Roquetas si este municipio se comprometía a pagar los débitos que tenía Aguadulce. Esta decisión se comunicó a los vecinos de Aguadulce y no se presentó reclamación alguna. y el 24 de junio de 1927 el Ayuntamiento de Roquetas acuerda aceptar esta barriada con las condiciones propuestas. En los años 1928 y 1929 se realizan los deslindes, agregando también una parte del municipio de Vicar.

Sin embargo, en 1931 el Ayuntamiento de Enix, pide que se le devuelvan los terrenos cedidos anteriormente, a lo que accede el de Roquetas; hay una protesta por parte de un vecino de Aguadulce y en 1932 el Ayuntamiento de Roquetas acuerda dejar sin efecto el tomado en 1931(36). A partir de estas fechas se van a seguir una serie de litigios entre ambos municipios.