.......                                              .

 
 hoy es

                     

Aguadulce
  Página Principal
  Alojamiento
  Ayer y Hoy
  Arte y Cultura
  Cines
  Cómo Llegar
  De Marcha
  De Visita Obligada
  Dónde Comer
  El Puerto Deportivo
  Frases Roqueteras
  Fiestas
  Fotos 
  La Playa
  Las Moragas
  Su Historia

  


Servicios
  Callejero
  Chat
  Correo Web
  Farmacias 
  Foro de Aguadulce
  Horóscopo
  Loterías
  Libro de Visitas

  Juegos On-Line

  Noticias de Roquetas
  Postales
  Salvapantallas
  Su publicidad
  Teléfonos de Interés
  

Enlaces
  Buscadores
  Páginas Aguadulce
  Páginas Almería
  


LAS MORAGAS

Articulo de Antonio Ruiz López del libro Roquetas de Mar. Si la fiesta de Santa Ana es la fiesta religiosa más animada y concurrida del pueblo de Roquetas de Mar, la fiesta de las Moragas es la más multitudinaria de todas las fiestas paganas de la provincia de Almería. En este día el pueblo es una explosión de ambiente y colorido desde las primeras horas de la mañana. Único día que desde el siglo pasado la playa era concurrida , y no para bañarse, porque los baños poco interesaban al pueblo. Ahora y desde hace unos años, la noche de San Juan con sus hogueras, ha tomado un impulso y un vigor impensable tan sólo hace unos años en nuestro pueblo. Esa noche es tan frecuentada las playas roqueteras, que desde El Puerto hasta Aguadulce es una sola hoguera; pero sabemos que estas hogueras y la costumbre de lavarse la cara con agua del mar, no son privativas de Roquetas, sino que se celebran en muchas localidades de España, siendo las más famosas las hogueras de San Juan en Alicante.
 HISTORIA DE LA FIESTA
El Diccionario dice: Moraga, acto de asar con fuego de leña y al aire libre frutas secas o peces pequeños. Para los roqueteros, Las Moragas es algo más; sólo en lo de asar pescado tiene alguna similitud. Hoy día Moragas para los roqueteros significa: fiesta, jolgorio, unión, familiaridad, pescado, chuletas y un sinfín de etcéteras más, y donde el vino es sin duda la estrella del día. El ambiente reinante ese día en las playas de Roquetas, no es para verlo sino para meterse de lleno en el ambiente del buen humor, desenfadado y camaradería que esta fiesta genera, y que si no se vive intensamente y de cerca, no se puede comprender.
Todos los años y desde tiempos inmemoriales, la playa ha sido punto de encuentro de los roqueteros el 29 de diciembre, aunque no viviesen en Roquetas, costumbre esta que ha calado bien y hondo en la inmensidad de los neófitos roqueteros que han ampliado el censo en estas últimas décadas. Se iba a la playa en este día, aún en los tiempos difíciles en que escaseaban los alimentos. Siempre este día era frecuentada la playa por innumerables personas, aunque no tuvieran gran cosa que llevarse a la boca. Existen varias hipótesis sobre el significado y origen de esta peculiar fiesta pagana. La creencia más generalizada, es que se celebraba cuando se acababa la temporada de pesca, festejando el acontecimiento a la orilla de la mar, donde comían y bebían al rescoldo de una hoguera , quedando así clausurada la supuesta temporada de pesca . En mi opinión, nada más lejos de la realidad: no estoy de acuerdo con esta teoría, porque la temporada de pesca, a diferencia de las almadrabas, en Roquetas nunca se cerraba, al ser la principal vida del puerto. Solo los temporales les impedía a los barcos salir a faenar. Desde que el pueblo existe, la pesca ha sido siempre el pilar fundamental de la vida de la economía del pueblo, hasta que llegan los años sesenta del siglo XX y la agricultura y el turismo, la relegan al tercer lugar; por lo tanto, los pescadores no podían permitirse el lujo de descansar una temporada, porque entonces..., ¿de qué comían?. Entonces no existían puestos de trabajo alternativos.

Cartel que anuncia las moragas de 1991

En mi opinión, o más bien en la de mi madre que esté en gloria, que me contaba siempre lo mismo cuando la preguntaba sobre el sentido y el origen de la fiesta de Las Moragas: Según mi madre, por lo que oyó contar en su juventud a las personas mayores, y sin ser seguro, se suponía entonces, que esta fiesta tuvo sus orígenes en el último tercio del siglo XIX o en fechas anteriores. Eran aquellos tiempos difíciles en que los arriesgados e intrépidos pescadores iban a pescar a Canto, que está  a unas 6 u 8 millas de la costa de Punta Entinas. A lo que los pescadores llaman Canto, es una zona muy rica en pesca y que se corresponde con el final de la plataforma continental, y que al no estar castigada en aquellos tiempos, la pesca era abundante. En pequeños bajeles de cuatro o cinco metros de eslora, los pescadores se lanzaban desafiantes al mar abierto a remos y vela, tardando hasta seis horas en llegar; pero trayendo la pesca más rica y variada que jamás se haya pescado en Roquetas: brótolas, pargos, merluzas, gallinetas y a veces hasta atunes. Cuando las mujeres e hijos de los pescadores, divisaban a lo lejos venir a los barcos de las largas y peligrosas travesías, acudían a esperarles a la orilla de la mar para llevarles pan, vino y otros alimentos, preparando a la vez una hoguera si era en tiempo de invierno. De ahí, que esta fiesta se celebre en invierno y no en el estío. Allí asaban pescado del que traían, comía, bebían y reponían fuerzas aquellos hombres que casi siempre llegaban extenuados, sobre todo cuando la travesía la hacían sin viento, o éste había sido desfavorable, habiendo tenido que venir remando durante muchas horas. Los familiares tras la comida, acompañaban a los pescadores y ayudaban a varar los barcos, preparar y reparar los aparejos.
 HOY EN DÍA
En la actualidad Las Moragas, es una multitudinaria fiesta a la que acuden personas de todos los rincones de España, sobre todo de los roqueteros, de los pueblos próximos del Poniente y de aquellos que por imperativos de la vida se vieron obligados a vivir fuera, y que no están exentos de la nostalgia del terruño. Son bastantes los roqueteros que llevan viviendo fuera muchos años, viniendo con frecuencia a pasar unos días entre familiares y amigos; pero sus calendarios vacacionales los preparan para pasarse este día entre nosotros, porque una nochebuena o fin de anos, en todas partes se celebran de forma parecida; pero un veintinueve de diciembre, día de Las Moragas, es una fiesta única y distinta, donde la alegría, la amistad y el buen humor es la nota dominante. Aunque es día en que la gente bebe en demasía alcohol y se ponen alegres, nunca las buenas maneras dejan de presidir esta fiesta, porque es día de divertirse.
Nunca que yo recuerde ha habido altercado alguno digno de mención que alterara la normal convivencia y celebración de esta fiesta. En la actualidad, si la climatología acompaña se dan cita en la playa quince o veinte mil personas, siendo el bullicio y la animación grande desde las primeras horas de la mañana. Esta fiesta tan arraigada en la población autóctona, ha sido asumida por los miles de foráneos que han hecho de este pueblo su segunda o primera patria chica, considerándose en la actualidad como unos roqueteros más, contribuyendo a dar realce a la fiesta y que no decaiga. Si el tiempo no acompaña, se moraga en un patio, casa o cortijo, y en el mejor de los casos al socaire de un edificio cerca del mar, pero en este caso la fiesta se desluce. Alrededor de las hogueras se ríe, canta y divierte la gente, animados por el buen vino que nunca puede faltar, haciendo partícipes a todos aquellos que vienen a curiosear, y que de repente se encuentran metidos en la fiesta con un pescado asado, un chorizo y un vaso de vino; y como no con un tiznajo en la cara al final del ágape, con lo que se rubrica su participación. En la actualidad, se consumen en este día toda clase de manjares y bebidas, pero es el pescado y el vino los productos más emblemáticos y los que le dan sentido a la fiesta. Sin duda el producto estrella sigue siendo el vino, que en una buena moraga  nunca debe de faltar, y que es el encargado de animar el ambiente; de tal manera que que durante meses, los roqueteros se proveen de los mejores caldos para este día, procedentes de todas las regiones de España, rivalizando las peñas en llevar el mejor vino. Una vez terminada las celebración, y después de bailar un rato, hasta las 10 o las 11 de la noche y según energías, una ducha reconfortante. Si alguno no conoce estas fiestas del 29 de diciembre, día de Las Moragas en Roquetas de Mar, no sabe lo que se pierde. Le animo a que nos visite un año, los restantes, estoy seguro que se animará solo.

Típica Barca de Roquetas

Todo el mundo celebrando la fiesta

 

 

                Páginas optimizadas para 1024x800 y 800x600 Microsoft Internet Explorer 5.5. Descárgaselo

    

       DISEÑO Y PRODUCCIÓN:

       Portal de Aguadulce

     info@aguadulce.net 

                  Copyright © EL PORTAL DE AGUADULCE,. Aguadulce (2003)