"A LOS CORTIJEROS LES DA DIOS EL PESCADO"

    Esta es otra de las muchas de las frases que giran en torno a la pesca. Y es que esta fue la primera y única actividad de los primeros hombres que nos visitaban mucho antes de que Roquetas fuera pueblo, cuando era anejo de Felix, y nuestro termino estaba completamente despoblado.

    Quiere decir esta frase, que muchas veces en la vida, a ciertas personas que no saben pescar, se les presenta la oportunidad de hacerlo, casi siempre hablando en metáfora, claro esta.

    Tal vez el refrán: "Dios da habas a quien no puede roerlas", sea equivalente o similar a la nuestra roquetera de que "a los cortijeros les da Dios el pescado"; pero esta frase nuestra lleva el sello característico de la idiosincrasia de nuestro pueblo y muy en particular de la imaginación y originalidad de los pescadores, que siempre han sabido plasmar su actividad y problemas con una dosis de gracia y originalidad tan propio en ellos.

    Para darnos una idea del significado de la frase, se puede poner el siguiente ejemplo: A una persona que en la vida se le presenta la oportunidad de hacer un buen negocio y lo desaprovecha; bien porque no dispone de dinero para afrontarlo, o bien porque aún disponiendo del suficiente dinero, no tiene una visión clara cuanto a los negocios, sino en cualquier actividad o aspectos de la vida. Cuando a una persona se le presenta una buena ocasión, pero no esta preparado para resolver favorablemente ese asunto, o es incapaz de acometerlo, entonces es cuando se emplea la frase; queriendo decir con ella, que las buenas ocasiones en la vida, sólo se les presentan a todos aquellos que son incapaces de hacerles frente con el suficiente éxito.

    Esta frase, que está y seguirá estando vigente siempre, se usa con bastante frecuencia. Paradójicamente, es en términos marineros y pescadores cuando su uso es más restringido.