"AQUÍ VA A PASAR PEOR QUE EL BARCO DE ROQUETAS"

    Hay veces que un suceso ocurrido en un pueblo le marca para toda la vida, aunque el pueblo le marca para toda la vida, aunque el pueblo sea ajeno y no tenga culpa. De niño yo, el pueblo de Gádor resultaba tabú para chicos y mayores, a consecuencia de su famoso crimen, que tuvo resonancia nacional e internacional y, que conmovió la opinión pública de todos los países. Todos conocíamos los protagonistas y el suceso. Debió de ocurrir en las primeras décadas de nuestro siglo; en aquellos tiempos que el bacilo de Coch hacía estragos muriendo muchísima gente tuberculosa, enfermedad esta, que resultaba casi siempre incurable; era como el sida hoy día. El famoso crimen de Gádor, consistió en que tres o cuatro personas, se llevaron a un niño de corta edad a las afueras del pueblo, matándole en el interior de una cueva para sacarle la sangre y las mantecas, para una persona que estaba tuberculosa, remedio este que decían que era el único capaz de curar la terrible enfermedad, aunque n fuera cierto. Si en mi niñez, este suceso estaba vigente, hoy día ni se habla; los estratos del tiempo han ido empolvando, hasta hacer olvidar este macabro suceso que tanta tinta hizo correr en su tiempo.

    En cuanto al luctuoso acontecimiento ocurrido en Roquetas, también debió de pasar lo mismo; más aún, puesto que los hechos tuvieron lugar, más o menos un siglo antes que el crimen de Gádor, resultando casi desconocido por gran parte de los habitantes del pueblo, tanto foráneos como nativos; y es que el tiempo, lo olvida todo. Por los pocos datos que se han tenido siempre, y por la poca nitidez con que ha llegado hasta nosotros, este suceso que voy a narrar, creo que pudo haber ocurrido en los primeros veinte años del siglo pasado. Dos pandillas de de cuatro hombres cada una, contrataron al patrón de una embarcación para que los llevara mar adentro; cuando estaban en alta mar y bien alejados de la orilla, sacaron cuchillos y otras armas blancas y se cosieron a puñaladas, muriendo todos degollados y ahogados, incluso el patrón. Podemos imaginar el impacto producido por este suceso donde murieron nueve personas, en un pueblo como el nuestro, que entonces tenía alrededor de 1500 habitantes. Según contaban las crónicas de aquellos tiempos, los motivos fueron por asuntos de faldas.

    Este suceso, también trascendió de los límites provinciales; se comentó y hablo del suceso durante largo tiempo. La frase: AQUÍ VA A PASAR PEOR QUE EN EL BARCO DE ROQUETAS, se empleaba tanto o más, fuera que dentro del pueblo, presagiando la frase una próxima situación violenta o peligrosa. Es la frase menos escuchada y conocida de todas, ya que cronológicamente es la más distante en el tiempo.