" TE LAVAS MENOS QUE SANTA ANA "

    Esta frase, con el tiempo va cayendo en desuso, tal vez por respeto a la Santa.

   He de aclarar, que el lavado de la cara a Santa Ana data de muy antiguo y, no era únicamente en su día el 26 de Julio cuando se llevaba a cabo este ritual; había años en que se realizaba varias veces, con motivo de los largos temporales en que los pescadores no podían salir a faenar, agravándose por tanto la precariedad de la vida en el pueblo. Entre El Puerto y Roquetas existía una sana rivalidad, manifestándose en el deporte y en las fiestas sobre todo. Esta rivalidad sólo se enturbió en una ocasión; fue cuando el de fútbol de Roquetas hace más de cincuenta años, tenía que jugar un domingo un partido. Esa madrugada de sábado a domingo amanecieron partidas las porterías. Esta fue la única nota discordante, en cuanto a la rivalidad de porteros y roqueteros se refiere. Se dijo entonces, que fueron los mismos jugadores del Puerto quien llevaron a cabo tal desmadre.

   Era costumbre entre los campesinos del pueblo, en años de sequía, sacar en procesión por los campos a la Virgen del Rosario, rogando y rezando que la lluvia hiciera acto de presencia; mientras que los porteros sacaban en procesión a Santa Ana hasta la vera del castillo, donde se le lavaba la cara y vertía el agua al mar como se hace actualmente, pidiendo a la Santa en oración que cesaran los temporales y hubiera abundante pesca. En verdad que que entre estas dos ceremonias existía un paralelismo sin competencia. Con el tiempo, al oficializarse la fiesta, se pasa a realizar el lavado tan sólo una vez al año y en su día el 26 de Julio, costumbre que perdura y, que creo que será para siempre.

   En la actualidad, al ser una sola vez la que se lava la cara a la Santa surge esta frase, que aunque parezca irreverente, no lo es; no es intención ofender a la Patrona del Puerto.

   La frase, TE LAVAS MENOS QUE SANTA ANA, es de las menos usadas en la actualidad; se emplea cuando vemos alguna persona sucia, falta de higiene y que aparentemente se lava poco, para decirle que es un guarro y que debe de lavarse más.