" EL CHOCOLATE DE LANCORA "

    Esta es una de las frases más emblemáticas de Roquetas y una de las más antiguas; además esta siempre en boga y de permanente actualidad.

   El matrimonio Lancora que la mayor parte de los roqueteros vivientes conocimos, estaba formado por Anica y Manuel. Era esta una supernumerosa familia de veinte hijos, de los que sobrevivieron dieciocho. Manuel era pescador en la mar; Anica mariscadora en tierra, aprovechando ésta todas las pocas faenas agrícolas que entonces habían en el campo: arrancar cebada, escardar y coger guisantes, descogollar remolachas, eran las faenas agrícolas más comunes, estando siempre Anica dispuesta para ayudar a la prole, ya que con la familia tan numerosa y en tiempos difíciles, era imprescindible para la supervivencia.

   Esta frase se gesta a mediados a del siglo pasado (XIX), siendo sus artífices María y José abuelos de Anica. Fue con motivo del alumbramiento de un bebé que trajo al mundo María. También José era pescador generoso y solidario. Con motivo del parto hicieron una olla de chocolate para que tomara la parturiente e invitar a los que fueran llegando. En tiempos de tanta escasez y miseria, la cantidad de onzas de chocolate fue mínima. A todos los familiares y amigos que iban llegando, no permitía esta familia que se fueran sin degustar una taza de chocolate; pero como ni chocolate ni leche había más ; cuanta más gente iba llegando, más agua añadía al puchero, de tal modo que los últimos en vez de chocolate, tomaban agua coloreada y sin sabor a nada. No se puede censurar al que comparte lo que tiene, como ocurría con esta solidaria familia.

   Esta frase se emplea en aquellos casos en que tomamos un alimento líquido como sopa, café, chocolate, etc., que está mal hecho, no teniendo sabor propiode lo que tomamos, por carecer de la cantidad de materia prima necesaria. Entonces en tono de sorna y de rechazo del alimento, despectivamente se dice: "Esto parece el chocolate de Lancora".